Anarquismo y educación - La propuesta sociopolítica de la pedagogía libertaria Jóse Cuevas Noa




La pedagogía  libertaria  es un  tema  que  en los últimos años ha dejado  de centrar  el interés  de la investigación  en las ciencias  de la educación.   Si en  la década  de  1970 la autogestión   educativa  y la no  directividad   eran  asuntos que motivaban  un debate  animado  en Europa,  y especialmente  en  el contexto  español  tras  la muerte   de  Franco,
hoy,  ya  en  el siglo XXI,   están  teniendo   cada  vez  menos relevancia.  Una  simple lectura  de la bibliografía  existente en  torno  a la educación   libertaria   y antiautoritaria,    nos muestra  que en los 90 apenas  encontramos  una decena  de títulos  al respecto.  Sólo  en  estos  dos  últimos  años  se ha vuelto   a poner   sobre  el tapete,   en  algunos   lugares,   la
importancia  de la pedagogía  libertaria  en el siglo XX,  ahora que se hace balance  de lo realizado  en la última  centuria para trazar una perspectiva  de lo que será la pedagogía del siglo XXI.

La investigación  pedagógica   que  se desarrolla  últimamente  parece  querer  pasar  la página  de las ideas educativas anarquistas,  y dejadas  en los manuales  de historia  de la educación  como  algo del pasado.  Pero después  de estudiar con detenimiento  la evolución  de la pedagogía  libertaria  y sus influencias,  podemos   descubrir   con  claridad que las ideas del anarquismo  siguen vivas, y que no puede entenderse  el estado  actual de la educación  sin reconocer las influencias que han tenido  las propuestas  libertarias  en la configuración  de la enseñanza  actual. Cuestiones  como la participación   escolar,  la educación  no  formal,  la autonomía  de los centros  de enseñanza,  las reformas  educativas, la educación  popular,  etcétera, no pueden  entenderse en  toda  su profundidad   si no  se vislumbran   qué  aportaciones han  hecho  las teorías  anarquistas  de la educación.  Por  otro  lado,  el legado  de la pedagogía  libertaria  no  se manifiesta  sólo en las influencias  del pasado  sobre  el presente,   sino  que  también   sigue  habiendo    propuestas    y experiencias   actuales  de  educación   libertaria,   quizás  no suficientemente  conocidas.

¿ Qué  es lo que ha cambiado,  entonces,  en este período de tiempo  que va desde  los años  70 a los inicios del siglo XXI,   que hace que ya no esté de moda  la pedagogía  libertaria? Seguramente  no ha sido la pretendida   extinción  del anarquismo   que  algunos  creen,  puesto  que,  como  podemos  comprobar   en el capítulo  de  este trabajo  que  revisa las realizaciones   prácticas   de  la acracia,  el movimiento libertario  sigue existiendo,  incluso con cierto resurgimiento en los últimos años. Lo que en realidad  ha cambiado  ha sido el clima social y cultural  en Occidente,  y en especial en España,  que  provoca  que las nuevas  generaciones   de profesionales  y estudiantes  del campo  educativo  no estén preocupados    por  cambiar   en  profundidad    la  realidad existente.  La propuesta  educativa  anarquista  no ha muerto, sigue estando  ahí para  quien  quiera  utilizada  adaptándola  a los nuevos  tiempos;  lo que ha muerto  (o casi) son las ganas de utilizar los planteamientos  revolucionarios   en la educación.  Hay  hoy  mucho  más  interés  por  los enfoques  micro,   psicologicistas   y tecnicistas   en  la educación que por hacerse  las grandes  preguntas  acerca  de la finalidad y el sentido  de la formación  humana.

Por eso, desde  este pequeño   estudio,  y posteriormente desde una tesis doctoral,  quiero aportar  un humilde  grano de arena  para  demostrar  las enormes  potencialidades   que tienen  las ideas  anarquistas  sobre  educación,  con la idea de  ir madurando    y concretando    una  propuesta   actual, para el siglo XXI,   de pedagogía  libertaria  que utilice la vía de  los  nuevos   movimientos    sociales  para  extender    su acción cultural transformadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...